EmbarazoPostpartoTratamientos

¿Cuándo debo hacerme una valoración de suelo pélvico?

Esta es una pregunta que me hacen muchas pacientes y que a menudo se cuestionan muchas mujeres. ¿Debo ir al fisioterapeuta de suelo pélvico cuando esté embarazada o mejor ya después del parto? ¿Voy si tengo algún problema o puedo ir si no me pasa nada?

Pues la respuesta es muy sencilla…

Cualquier momento es idóneo para valorar el estado de nuestro suelo pélvico. Tanto si has sido madre como si no, si has pasado una cirugía pélvica, estás en la menopausia, notas algo extraño en tu zona pélvica que antes no sentías o simplemente quieres conocerte un poco mejor…

La mayoría de las mujeres desconocen por completo esta parte de su anatomía por lo que a veces no se dan cuenta de que algo va mal hasta que el problema es muy evidente por lo que mi recomendación es que te hagas una valoración de suelo pélvico estés en el momento que estés de tu vida. Si hay algún problema será el momento de solucionarlo pero si no lo hay tendrás una referencia y un conocimiento del estado de tu suelo pélvico que te ayudará a detectar problemas en el futuro.

¿En qué consiste una valoración de suelo pélvico?

Lo primero que hay que hacer es una historia clínica en la que preguntaremos a la paciente acerca de su historial médico, especialmente en el ámbito uroginecológico, como cuántos embarazos ha tenido, cómo han sido los partos, si tiene cirugías… También es interesante conocer aspectos de su vida diaria como pueden ser la práctica de actividad física, la postura que adopta en su trabajo o hábitos como el tabaquismo o la obesidad. Esto nos puede dar información muy valiosa sobre ciertas patologías que influyen sobre el suelo pélvico.

Posteriormente se firma un consentimiento informado. Es un documento mediante el cual se informa a la paciente en que va a consistir la exploración posterior y el tratamiento, lo más habitual es que sean intravaginales o anales por lo que el o la paciente nos tiene que dar su permiso por escrito.

Finalmente se pasa a la exploración física. En primer lugar se valora la zona genital de manera externa, la coloración de los tejidos, la posible presencia de cicatrices, el comportamiento del suelo pélvico ante ciertos esfuerzos como pueden ser toser o estornudar… Una vez que hemos valorado de manera externa pasaremos a la valoración intracavitaria (puede ser vaginal, anal o ambas). En ella detectaremos como está el tono y la fuerza de la musculatura, si existe debilidad o por el contrario hay un exceso de tono que nos pueda producir dolor, la presencia de cicatrices dolorosas y la posición de los órganos pélvicos, fundamental para saber si hay prolapso de alguno de ellos. En esta exploración también se observará y palpará la zona del abdomen para determinar si existe diástasis y cómo es el tono y el comportamiento de la faja abdominal.

Una vez hechos los pasos anteriores se informará a la paciente del estado de su suelo pélvico así como las pautas de tratamiento a seguir si fuese necesario.

Como ves la valoración de suelo pélvico es bastante diferente a la exploración ginecológica a la que estamos habituadas por lo que no está de más que te animes a hacerte una para conocer el estado de esta parte tan importante de tu anatomía. El profesional que debe realizar esta valoración es el fisioterapeuta ya que ni los ginecólogos/as ni las matronas/es tienen conocimientos suficientes para poder detectar ciertas patologías.

Si estás pensando en hacerte una valoración de suelo pélvico y vives en Madrid estaré encantada de atenderte en mi consulta. Puedes pedir cita pinchando aquí.

, , , , , ,

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú