Es posible que hayas oído hablar de esta dolencia tan común o que incluso la hayas padecido ya que se estima que hasta un 20% de las mujeres lo sufren en algún momento del embarazo. ¿Pero que es exactamente la pubalgia?

Se denomina a la pubalgia como un dolor punzante en el pubis que puede irradiarse hacia la cara interna del muslo o el abdomen. Suele aparecer en el tercer trimestre del embarazo aunque puede presentarse en cualquier momento de la gestación. Es un dolor que suele empeorar con la marcha, al subir escaleras o cambiar de postura en la cama.

¿Cuáles son las causas de la pubalgia?

Durante el embarazo nuestro cuerpo segrega una hormona llamada relaxina que hace que todas nuestras articulaciones estén más laxas. Esto sirve principalmente para prepararnos para el momento del parto ya que durante este proceso nuestra pelvis, que normalmente tiene un movimiento muy limitado, tiene que adaptarse al paso del bebe por los distintos planos para que finalmente pueda nacer. Este proceso no ocurre de un día para otro por lo que podemos notar esa mayor laxitud de nuestras articulaciones a medida que va avanzando el embarazo. La sínfisis del pubis, que es la articulación de la pelvis que se encuentra en la parte anterior, es una de las que más sufren esa laxitud por lo que en ocasiones esa inestabilidad articular puede dar lugar a esta patología que denominamos pubalgia.

Esa inestabilidad también se ve agravada por el aumento de peso, concentrado principalmente en abdomen, lo que hace que sea más habitual padecerla hacia el final del embarazo.

¿Qué puede ayudarme a aliviar los dolores de la pubalgia?

  • La fisioterapia: aliviar la tensión en los músculos aductores y en los rectos abdominales (que se insertan en el pubis) hará que la sintomatología mejore mucho.
  • Cinturón pélvico: es un dispositivo que ayuda a mejorar la inestabilidad de la pelvis comprimiendo las articulaciones y evitando que se produzca el movimiento que produce el dolor. No confundir con las fajas de embarazo.
  • Evita permanecer mucho tiempo de pie.
  • Evita los ejercicios que te produzcan molestias: generalmente suelen ser los que realizan un movimiento asimétrico de piernas.
  • Duerme de lado con un cojín entre las piernas.

Ya sabes en que consiste la pubalgia, si por desgracia la estás sufriendo en tu embarazo y quieres tratártela estaré encantada de atenderte en mi consulta de Las Rozas. Puedes pedir cita directamente desde aquí.

, ,

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú