IncontinenciaTratamientos

¿Qué es un prolapso?

ProlapsoCuando el suelo pélvico está tan debilitado que no puede cumplir su función de soporte existe la posibilidad de que se produzca la caída de uno o varios órganos pélvicos hasta salir por la vagina, esto es lo que llamamos prolapso.

Partos demasiado traumáticos o embarazos múltiples suelen ser la causa de este problema que suele dar la cara muchos años después, generalmente en la menopausia pero también existen factores que pueden predisponer a la mujer a sufrir un prolapso como la obesidad, el estreñimiento o enfermedades que cursen con tos crónica. Con el paso de los años la musculatura se va debilitando y los ligamentos pierden firmeza lo que unido a las causas anteriores puede provocar que tengamos un prolapso.

Existen distintos tipos de prolapso dependiendo de cual sea el órgano afectado, los más comunes son los siguientes:

  • Prolapso uterino: es el útero el que desciende.
  • Cistocele: en este caso el órgano prolapsado es la vejiga.
  • Rectocele: es el recto el que sale a través de la vagina.

¿Cómo puedo saber si tengo un prolapso?

Tu ginecólogo o fisioterapeuta especializado te examinará para determinar si existe o no prolapso pero hay ciertos síntomas que pueden llevarte a pensar que lo padeces. Sensación de pesadez o presión en la pélvis y de que “algo” se sale por la vagina, dispareunia o encontrar un bulto dentro de la vagina son algunos de los signos que deberían llevarte a realizar una revisión ginecológica. La incontinencia urinaria también puede ser un síntoma de prolapso de la vejiga.

Si te han diagnosticado un prolapso debes saber que existen cuatro grados y dependiendo del grado se llevará a cabo un tipo de tratamiento:

  • Grado I: es la forma más leve del prolapso en el que se aprecia un leve descenso dentro de la vagina.
  • Grado II: el órgano descendido llega a la entrada de la vagina pero no llega a salir.
  • Grado III: se produce una salida del órgano por fuera de la vagina.
  • Grado IV: el órgano afectado se encuentra totalmente fuera de la vagina incluso estando la paciente en reposo.

En el caso de los grados III y IV el tratamiento debe ser quirúrgico, bien colocando una malla que sujete el órgano prolapsado o bien extirpando en útero en caso de que sea el causante del prolapso. Pero en los grados I y II tanto la fisioterapia como un cambio de hábitos pueden llegar a mejorar la sintomatología y aliviar las molestias que ocasiona el prolapso.

La realización de ejercicios de fortalecimiento de suelo pélvico pueden ayudar a prevenir este problema pero si tienes dudas es conveniente que consultes con tu ginecólogo o con un fisioterapeuta especializado.

,

Entradas relacionadas

1 Comentario. Dejar nuevo

  • maria gema torbellino
    14/04/2016 11:44

    Tengo 40 años y estoy operada desde hace 5 de la colocación de malla en vejiga por prolapso de utero en grado 4.
    Quisiera quedarme de nuevo embarazada.Se podría?
    Que inconvenientes?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú