BebésPostparto

Masaje relajante para bebés

masajes-infantiles (600 x 442)Sabemos que el contacto piel con piel entre un bebé y sus padres es fundamental para favorecer y afianzar la relación entre ambos y qué mejor manera de reforzar este vínculo que con un masaje relajante. El masaje produce en el bebé una sensación parecida a la que tenía cuando estaba en el útero por lo que le tranquiliza y le hace sentirse protegido. Puedes hacerlo desde que es recién nacido (siempre y cuando tengas cuidado con el ombligo) hasta el momento que quieras.

Escoge el momento y el lugar adecuados.

Después del baño, antes de dormir o después de comer (deja pasar al menos 30 minutos desde la última toma) son momentos ideales para el masaje. Tu bebé tiene que estar tranquilo para la realización del masaje y si le notas incomodo o se pone a llorar déjalo para otra ocasión. Busca un ambiente cómodo y relajado, túmbale en la cama o sobre tus piernas mientras estás sentada de manera que tu bebé se sienta seguro y agusto. Atenúa la luz, evita ruidos molestos y asegura una buena temperatura ya que al estar desnudo podría quedarse frío. Utiliza un aceite neutro y sin esencias para evitar alergias, el de almendras dulces o el famoso Johnson son perfectos para el masaje. Debes quitarte relojes, anillos, pulseras o cualquier tipo de joya que lleves para evitar hacer daño a tu bebé.

El masaje puede durar desde 5 minutos hasta media hora, todo depende de cómo responda tu bebé. Debemos fijarnos en sus reacciones y adaptar el masaje a sus necesidades.

¡Si has seguido todos los pasos estas lista para dar el masaje!

Pon aceite en tus manos y frótalas para calentarlas. Vamos a empezar el masaje por las piernas.

Empezamos realizando movimientos desde el muslo hacia el pie, acariciando toda la pierna con las dos manos pero sin hacer presión. Nos centramos después en el pie masajeando la planta y los dedos y volvemos a realizar pases en la pierna esta vez desde el pie hacia el muslo. Hacemos una pierna y después la otra.

Pasamos después a los brazos y realizamos los mismos movimientos que en las piernas. Acariciamos desde el hombro hasta la mano suavemente repetidas veces hasta que extendamos bien el aceite. Podemos realizar también un movimiento de rotación, agarramos el brazo con las dos manos y las giramos suavemente a la vez en direcciones contrarias (este movimiento se puede hacer también en las piernas). Pasamos a la mano y masajeamos solamente el dorso y los dedos ya que si tocamos la palma se producirá el reflejo de prensión. Volvemos a realizar los movimientos anteriores desde la mano hasta el hombro.

Desde los brazos vamos a ir hacia el tronco y masajeamos el pecho y el abdomen. Realizamos movimientos suaves desde el centro hacia fuera con las dos manos. Nos centramos después en un lado y realizamos círculos con las dos manos y posteriormente hacemos lo mismo en el otro lado. También podemos pasar las manos una después de otra desde el cuello hasta debajo del ombligo realizando roces suaves.

Tumbamos al bebé boca abajo y realizamos el masaje en la espalda. Comenzamos poniendo las manos lateralmente sobre la espalda del bebé y las movemos suavemente en direcciones opuestas. Pasamos después a hacer pases suaves desde la nuca hasta el culete del bebé alternando las manos.

Estas técnicas son simplemente una guía de lo que puedes hacer con tu bebé ya que tú mejor que nadie va a saber que es lo que le gusta. Si un movimiento le desagrada simplemente no lo hagas y si te inventas uno nuevo que le encanta !Introdúcelo en tu rutina! Se trata de pasar un rato agradable y fortalecer el vínculo con tu bebé.

,

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú