PartoPostpartoTratamientos

La temible episiotomía

0042981c9ddf406da88fc7ca39f74822Se acerca el momento que hemos estado esperando durante todo el embarazo, el parto, y con el un montón de dudas y preocupaciones. Una de las preocupaciones más habituales es acerca del expulsivo y la realización de una episiotomía. Si bien ya hemos visto que con el masaje perineal se puede llegar a evitar vamos a ver que es y que consecuencias tiene esta práctica.

La episiotomía es definida como una incisión quirúrgica realizada en el periné para agrandar la apertura vaginal justo en el momento del expulsivo, esta incisión se realiza en musculatura, piel y mucosa. En teoría debe realizarse únicamente cuando el periné no es capaz de estirarse lo suficiente para que la cabeza del bebé pueda salir pero la realidad es bien distinta. En muchos paritorios esta práctica se realiza rutinariamente pudiendose evitar en muchos casos.

¿Qué consecuencias puede tener una episiotomía?

Numerosos estudios afirman que esta práctica puede tener consecuencias tales como un incremento del dolor perineal postparto, —una mayor incidencia de dispareunia, una mayor perdida de sangre durante el parto y la posibilidad de producirse infecciones y periodos de cicatrización más largos.

Por el contrario si no se practica podemos correr el riesgo de producirnos un desgarro que puede no tener consecuencias graves o por el contrario, si se descontrola puede provocarnos serias lesiones.

¿Cómo puedo evitar que me hagan una episiotomía?

La práctica de estos consejos no garantiza que no nos vayan a realizar una episio—tomía pero puede ayudar bastante.

Durante el embarazo realizar ejercicios de Kegel, el masaje perineal o aparatos como el Epi-no pueden ayudar a flexibilizar el periné y en el momento del parto nos puede ayudar adoptar una postura que minimice la tensión en el periné y respetar el ritmo de la madre durante el expulsivo.

Me han hecho una episiotomía ¿Y ahora que hago?

Si dadas las circunstancias no hemos podido evitar la realización de la episiotomía debemos saber unos cuantos consejos para que nos dejen las menores consecuencias posibles. Hay que cuidar bien los puntos y respetar su tiempo de cicatricación, evitar la humedad para favorecer el cierre de los puntos, cuando se inicien las relaciones sexuales es conveniente utilizar lubricante para evitar que el roce con la cicatriz provoque dolor y si con esto no es suficiente y seguimos teniendo molestias lo mejor es acudir a nuestro fisioterapeuta para que nos realice un tratamiento completo de la cicatriz.

, ,

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú