EjerciciosEmbarazoIncontinencia

Evita el estreñimiento, tu suelo pélvico te lo agradecerá

El estreñimiento es aparte de un problema en sí mismo una de las causas principales de la debilidad del suelo pélvico pero ¿Por que puede afectar este trastorno a nuestro periné?

Por estreñimiento se entiende una frecuencia de defecaciones inferior a tres veces por semana, cuando se tiene molestias durante la evacuación, las heces son muy duras o se tiene una sensación de que no se ha terminado de evacuar. Es un trastorno muy frecuente, sobretodo en mujeres durante el embarazo y la menopausia, de hecho se cree que casi un tercio de la población la sufre.

El estreñimiento va acompañado generalmente de grandes esfuerzos y maniobras para evacuar y son estas mismas las que pueden ocasionarnos disfunciones en el suelo pélvico. Al realizar un empuje constante y aumentar considerablemente la presión en el abdomen se puede ayudar a que la musculatura de nuestro suelo pélvico, que ejerce de sostén de nuestros órganos, se debilite y no pueda cumplir su función. Si además tenemos un prolapso, éste puede verse agravado por el empuje continuo que realizamos sobre él al defecar.

¿Cómo podemos evitar el estreñimiento o conseguir que no sea tan dañino para nuestro suelo pélvico?

Aquí van algunos consejos que pueden ayudarnos:

  • Bebe una cantidad suficiente de agua al día, en muchas ocasiones el estreñimiento se debe a que las heces son demasiado duras y nos cuesta expulsarlas. Bebiendo al menos un litro y medio de agua al día las heces serán más blandas y la defecación será más fácil
  • Toma fibra: los alimentos ricos en fibra ayudan al tránsito intestinal. Podemos obtenerla de frutas, verduras, cereales y legumbres.
  • Haz ejercicio: la actividad física también ayuda a regular tu aparato digestivo. Empieza por 20 o 30 minutos al día de ejercicio suave como caminar.
  • Establece una rutina para ir al baño, intenta que sea siempre a la misma hora. Además debes ir al baño cuando sientas la necesidad de defecar, retrasarlo sólo servirá para agravar el estreñimiento.
  • Evitar realizar maniobras que fuercen la defecación como empujar sin respirar o apretarnos la tripa. Adopta una postura que facilite la evacuación. Puedes poner una banqueta que eleve tu pies y con la espalda bien recta realizar los pujos suavemente ayudándote de la respiración y haciendo espiraciones lentas.

Si estos consejos no funcionan te recomiendo que acudas a tu médico, el podrá decirte que es lo que más te conviene en tu caso.

,

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú