EjerciciosEmbarazo

Ejercicio durante el embarazo

mujer-embarazada-haciendo-ejercicios

 

Muchas mujeres cuando se quedan embarazadas lo primero que hacen es empezar a preocuparse por su salud y a eliminar hábitos poco saludables para su bebé como el tabaco y el alcohol y a adquirir otros nuevos como una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio.

 

Pero puede ser en este último punto donde nos asalten las primeras dudas. ¿Es bueno el ejercicio durante el embarazo? Pues de forma generalizada sí y he aquí algunos beneficios que nos aportan:

  • Previene el aumento excesivo de peso
  • Produce bienestar y relajación
  • Mejora tu condición física y cardiorrespiratoria sobre todo si no hacías ejercicio antes.
  • La recuperación postparto será más rápida
  • Menor riesgo de sufrimiento fetal durante el parto
  • Mejora la calidad del sueño

Antes de nada consulta con tu ginecólogo si puedes realizar ejercicio durante el embarazo ya que existen contraindicaciones como el embarazo multiple, la amenaza de parto prematuro, problemas de salud de la madre o problemas con la placenta que en un principio desaconsejan la práctica deportiva.

¿Cuándo es conveniente empezar a hacer ejercicio?

La respuesta depende de si hacías o no ejercicio antes. Las mujeres que realizaban ejercicio habitualmente antes de quedarse embarazadas pueden continuar con su práctica anterior siempre y cuando no fuera en condiciones extremas o deportes de riesgo que pudieran poner en peligro la salud de la madre y el bebé. A las mujeres que no realizaban ejercicio antes de quedarse embarazadas se les recomienda empezar en el segundo trimestre ya que el primero es especialmente delicado.

Puedes practicar multitud de deportes durante el embarazo como el Yoga, el Pilates, natación, bicicleta (siempre estática para evitar el riesgo de sufrir una caída), pasear… Además en muchos centros deportivos tienen clases especializadas para embarazadas.

Se recomienda realizar ejercicio unas 3 veces por semana a una intensidad moderada que no llegue a la fatiga. Hidratarse correctamente y evitar las horas más calurosas del día es fundamental siempre que realicemos ejercicio pero más todavía si estamos embarazadas.

La sesión debe constar de un calentamiento suave, la práctica moderada del ejercicio en sí y una vuelta a la calma seguida de unos estiramientos.
En el caso de sentir alguna molestia deberíamos parar la actividad y consultarlo con nuestro ginecólogo.

 

,

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú