EmbarazoTratamientos

¿Puedo ir al fisioterapeuta estando embarazada?

dolor-espalda-embarazo-1Ya hemos hablado en muchas ocasiones de los problemas y las disfunciones que pueden aparecer durante el embarazo a nivel ginecológico y que en la mayoría de los casos se pueden tratar con fisioterapia pero no hemos hablado aún del resto de patologías que podemos sufrir durante la gestación que tienen tratamiento con fisioterapia. Durante el embarazo se producen multitud de cambios físicos en la madre para poder albergar a su bebé. Todos estos cambios conllevan alteraciones en la postura, en la marcha o incluso en la forma de sentarse o de dormir que pueden producirnos molestos dolores pero estar embarazada no significa resignarse, ponte en las manos de un fisioterapeuta y verás como puede hacer que te sientas mucho mejor.

El crecimiento progresivo del útero y del bebé que está dentro hace que aumentemos muy rápidamente de peso y volumen solamente en el abdomen por lo que el desequilibrio que sufrimos es bastante notable. Nuestro centro de gravedad se adelanta considerablemente por lo que para contrarrestarlo y no caernos hacia delante lo que tendemos a hacer es aumentar la curva lumbar para llevar los hombros y el pecho hacia atrás y volver a reequilibrarnos. Este cambio en la estática corporal provoca bastantes molestias, vamos a ver cuáles son las más frecuentes:

  • Dolor de espalda: el aumento de la lordosis lumbar hace que la musculatura de está zona esté sometida a más tensión de la habitual lo que provoca un acortamiento de la misma y su consecuente dolor. Puede aparecer cualquier tipo de dolor de espalda pero ya vemos que la lumbalgia es el más habitual.
  • Ciática: el cambio postural que se produce durante el embarazo también pasa por aumentar la base de sustentación del cuerpo ¿Cómo conseguimos esto? Rotando los pies hacia fuera lo que provoca una tensión excesiva en la musculatura glútea. El nervio ciático pasa por esta región por lo que su acortamiento provoca un pinzamiento del nervio que provoca dolor en el glúteo y hacia la pierna.
  • Piernas hinchadas: la compresión que el bebé hace sobre la vena cava provoca que el retorno venoso sea peor y más lento lo que conlleva a una mayor retención de líquidos y a una sensación de piernas cansadas.

Desde la fisioterapia podemos ayudarte a solucionar estos problemas con multitud de técnicas que no tienen contraindicaciones durante el embarazo. Masaje, estiramientos, movilizaciones, calor, drenaje linfático… Tu fisioterapeuta sabrá que técnica es la más conveniente en cada caso. Es recomendable consultar con tu ginecólogo antes de empezar cualquier tratamiento para descartar que el dolor se deba a otras causas pero si tu médico te da el visto bueno no lo dudes y ponte en manos de un fisioterapeuta.

, ,

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú