PartoPostpartoTratamientos

La recuperación después de una cesárea

cesareaSi tu parto acaba en cesárea es probable que la recuperación sea más lenta que en un parto vaginal y algo distinta. Durante el puerperio tendrás las mismas molestias y los mismos síntomas que en un parto vaginal pero a estas hay que sumarle las molestias de una cirugía abdominal.

Al tratarse de una cirugía mayor es normal que las primeras horas te encuentres muy dolorida y sin fuerzas para nada, las primeras 24 horas es probable que no puedas levantarte de la cama pero es muy importante que el segundo día empieces, con la ayuda de alguien, a levantarte y a caminar por la habitación del hospital. Esto evita la formación de trombosis en las piernas y ayuda a normalizar la motilidad intestinal y la expulsión de los gases acumulados. Seguramente notarás un intenso dolor en la zona donde te han realizado la incisión, pregunta a tu médico o enfermera sobre que analgésicos puedes tomar para calmarlo.

Normalmente la estancia en el hospital tras un parto por cesárea, aunque depende de la evolución de cada paciente, es de entre 3 y 5 días, algo mayor que tras un parto vaginal. Durante esos días el personal sanitario hará las curas de la cicatriz y vigilará que no haya ningún tipo de infección tanto interna como externamente.

Una vez que estés en casa deberás seguir algunos consejos para tu recuperación. Los primeros días evita coger peso, a excepción de tu bebé y evita realizar las tareas del hogar y esfuerzos innecesarios. Poco a poco irás viendo que cada vez te cuesta menos moverte y el dolor va desapareciendo, debes ser tú misma la que aumente poco a poco la actividad según te vayas encontrando mejor y con más fuerzas. No te olvides de seguir cuidando tu cicatriz, lávala con agua y jabón neutro y cúbrela para evitar roces y en caso de que supure, que haya enrojecimiento excesivo o te suba la fiebre acude al médico inmediatamente ya que es posible que haya infección.

Una vez que te hayan quitado los puntos y la piel esté totalmente cicatrizada puedes empezar la recuperación de la misma. Los masajes con aceite de rosa mosqueta ayudarán a evitar las rojeces y las adherencias de la cicatriz. Masajea bien por toda la cicatriz e insiste en las zonas en las que notes que la piel está más pegada dando pequeños pellizquitos. Si haces este masaje todos los días durante 10 minutos al cabo de los días notarás menos tirantez en la cicatriz y evitarás que se formen queloides.

Seguramente estés totalmente recuperada pasados unos 2 meses así que ten paciencia y aunque tu parto no haya sido vaginal no te olvides de consultar con un especialista para que te realice una valoración de tu suelo pélvico.

, ,

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú