EjerciciosEmbarazoPartoPostpartoTratamientos

Epi-no, una ayuda más para evitar la episiotomía

Últimamente se habla mucho de las episiotomías, el abuso que hay de ellas o las consecuencias que provoca su práctica pero poca gente conoce un aparato que puede ayudarnos a evitarlas, el Epi-no.

Se trata de un aparato que tiene una doble función, por un lado ayuda a preparar y a dar elasticidad al suelo pélvico para evitar una episiotomía y por otro lado sirve para fortalecerlo después del parto.

El aparato en cuestión tiene varias partes:

 

 1. El balón que se introduce dentro de la vagina.

 2. La perilla para hinchar el balón.

 3. El manómetro que nos indica cuanta fuerza                        estamos haciendo.

 4. Una válvula que permite deshinchar el balón.

 5. Un tubo de plástico que conecta el balón con el manómetro y la perilla.

Como ya hemos dicho tiene dos usos bien diferenciados. Durante el embarazo nos puede ayudar a preparar el periné para el expulsivo, darle elasticidad y así evitarnos una desagradable episiotomía. ¿Cómo se utiliza? Se introduce el globo dentro de la vagina y con la perilla se va hinchando poco a poco hasta que notes una sensación de tirantez en el periné, entonces lo dejamos así durante unos 10 minutos. Después tenemos dos opciones, deshincharlo para sacarlo cómodamente o practicar los pujos y sacar el balón como si estuviésemos en el expulsivo. Después de esto podemos realizar un pequeño masaje con aceite de rosa mosqueta. Si hacemos esto todos los días mejoraremos la elasticidad y nuestro periné estará listo para el parto.

 

Pero su uso no acaba con el parto, después de la cuarentena podemos empezar la recuperación de nuestro suelo pélvico también con este aparato. En este caso su uso es un poco distinto. Se introduce igual el balón dentro de la vagina pero ahora no se debe hinchar nada mas que un punto. Con el balón dentro realizaremos ejercicios de fortalecimiento de suelo pélvico. Cada vez que contraigamos el suelo pélvico empujaremos el aire del balón hacia fuera el cual moverá la aguja del manómetro por lo tanto la aguja subirá con cada contracción que hagamos y bajará al relajar. Es una manera muy visual de realizar los ejercicios ya que podemos ver que hacemos en cada momento, medir la fuerza que estamos realizando e ir anotando nuestros progresos a medida que avanza la recuperación.

Es un aparato bastante útil si le vamos a dar uso, el precio ronda los 100€ y se puede encontrar fácilmente en tiendas online. Personalmente yo lo utilizo bastante en los tratamientos de rehabilitación del suelo pélvico ya que a las pacientes les resulta muy fácil y cómodo visualizar los ejercicios a la vez que los están realizando.

, , ,

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú